En estos momentos este proyecto está en fase de redefinición, por lo que temporalmente los contenidos que habían en esta página no estarán disponibles.


Sobre nuestras mesas, los Macs nunca descansan. Trabajan sin tregua y no hay problema que no puedan resolver. A ninguno se nos olvida lo importante que es establecer una conexión emocional, (casi) familiar con cada cliente. Nuestras relaciones (entre nosotros y con aquellos que depositan en nuestras manos sus proyectos) es de confianza.

Un negocio propio es algo así como un hijo: nace de uno, con ilusión, se trabaja para hacerlo crecer y se lucha por verlo convertido en algo que merezca la pena. Y, llegado el caso, sólo se deja con alguien de confianza. Por eso apostamos por no ser una consultoría cualquiera.